THEATRE:

27/08/2000

Festival Internacional de Santander

"Feo, católico y sentimental"

Arrabal presentó "El cementerio de automóviles" 22 años después de su
polémico estreno

ESTEBAN COBO
Un momento de la representación de "El cementerio de automóviles", el viernes por la noche en Santander

ANA GÁMEZ

El Centro Dramático Nacional (CDN) estrenó la noche del viernes pasado "El cementerio de automóviles", de Fernando Arrabal, la obra más conocida -y en su día escandalosa- de este dramaturgo singular que se define como "feo, católico y sentimental".

El escritor, de 68 años, se presentó en el palacio de Festivales de
Santander completamente de negro, con la única nota de color de un pañuelo de lunares anudado al cuello. Arrabal mostraba su satisfacción por el montaje realizado por el director del CDN, Juan Carlos Pérez de la Fuente, y se mostró convencido de que este espectáculo será un "mito y un hito" en la historia del teatro español.

En esos momentos recordaba seguramente la única vez que su obra se
representó en España, en 1978, de la mano del dramaturgo argentino Víctor García. El estreno pasó sin pena ni gloria, salvo por el polémico desnudo de su actriz protagonista..

"Esta pieza ha tenido direcciones y tramoyas extraordinarias; tanto, que ni
yo mismo me reconocía en mi obra", comentó irónico el escritor. Pero sí
aseguró, encantado, reconocer ayer "al muchachito que yo era cuando la
escribí".

Paseándose de un lado a otro del escenario de la sala Pereda del palacio de
Festivales, Arrabal siguió desgranando su discurso de recuerdos y
agradecimientos, y llegó a la conclusión de que "las cosas ocurren cuando
tienen que ocurrir".

Así, lo que ha ocurrido es que por fin ha visto reflejado sobre un
escenario el espíritu del texto que escribió en 1957. Pero el dramaturgo no
dejó pasar por alto, entre sorbo y sorbo de petaca, que este hecho
extraordinario se ha producido un 25 de agosto, día en que se celebra no
sólo la festividad de san José de Calasanz, patrón de los Padres
Escolapios, con los que estudió, sino también el centenario de la muerte de
Nietzsche.

El mismo Arrabal se llevó "¡bravo!, ¡bravo!" al aparecer los responsables
del montaje y los siete actores principales, con Alberto Delgado, Carmen
Belloch y Paco Maldonado a la cabeza.

Jardín de chatarra

Todos ellos se pasearon durante la hora y media que dura el espectáculo por un decorado fijo, de tonalidades grises y polvorientas, formado por cinco coches en hilera y un sexto situado en un plano superior, sobre una tarima.
Un ambiente opresivo, definido por Arrabal como "el jardín de la chatarra
de las delicias y los delirios humanos". En el texto se adivinan los
símbolos e influencias de aquella España inmersa en la dictadura y el miedo de los años cincuenta, y se evidencian a las claras las referencias
religiosas tan del gusto de su autor.

"El cementerio de automóviles", con un coste de 35 millones de pesetas, se ha incluido en la 49.ª edición del Festival Internacional de Santander
(FIS) . Se trata de la primera obra de Arrabal que representa el Centro
Dramático Nacional en los últimos diecisiete años. Ahora, tras su puesta en marcha en la capital cántabra, la obra inicia una peregrinación que la
llevará por una quincena de ciudades españolas.