THEATRE:

Domingo, 27 de agosto de 2000

Éxito del estreno de «El cementerio de automóviles» de Arrabal en Santander

SANTANDER / Pedro Manuel Víllora

El Centro Dramático Nacional estrenó con éxito en Santander «El cementerio de automóviles» de Fernando Arrabal, bajo la dirección de Pérez de La Fuente. La obra, polémica en su día, es un texto pleno de humor y sarcasmo que narra las últimas horas de un Cristo contemporáneo.

PHOTO

Efe Un momento de la representación de anteanoche en Santander

Nadie duerme entre los hierros de la basura urbana. Nadie descansa. El
ruido se lo impide, el malestar, el frenesí de las conciencias intranquilas
y perturbadas. Una campana espanta a los sueños, impide dormir, huir de los demás, de uno mismo. ¿Cómo no acabar con quien estorba a la quietud y nos impone el ceremonial de la acción, los ritos para invocar a la vida y ligarnos a ella?

Santa Teresa nos enseñó que se podía encontrar a Dios entre fogones y
perolas, y Arrabal lo instala en medio de chatarras. Para ello ha creado un
universo en el que el desarrollo del drama posee reglas propias. Pretender
acceder a él con pautas de lectura preconcebidas, sería absurdo, porque
nada hay más alejado de la cotidianeidad que este ceremonial que, desde el
principio, nos impone sus ritos. ¿Qué historia nos cuenta esta obra? Sería
poco decir que narra las últimas horas de un Cristo contemporáneo, pero hay que decirlo. Es Emanu, trasunto de Enmanuel, un trompetista que conoce el amor de una mujer que podría ser María de Magdala, la traición de un amigo que podría ser Judas, la negación de otro, tal vez Pedro, y su
ajusticiamiento sobre una motocicleta de Policía que, en el montaje de
Pérez de la Fuente, sustituye a la bicicleta descrita por el autor.

No es el único cambio. También la escenografía varía el lugar del automóvil principal, en pos de la simetría y del peso visual y conceptual. Pero no es una adulteración sino un enriquecimiento, una potenciación de las posibilidades de un texto magistral.

Este es un cementerio habitado por proscritos que se comportan como si
estuviesen en un motel de carretera donde cada coche fuese un bungalow; los ocupantes invierten su tiempo en dormir, fornicar y contemplar el drama, la cruz de un mundo donde todos, hijos de Dios, carecen de un padre en el que refugiarse, porque lo han perdido. De esa búsqueda nos habla Arrabal, y Pérez de la Fuente lo ha mostrado con un repertorio de recursos hispánicos, procesionales, que el espectador reconoce como propios. Así, ese mantón negro extendido sobre un capó, es el mismo que hemos visto en Semana Santa, colgando de las rejas o de los balcones. Así, el humor que nace del sarcasmo, de la crueldad, del gozo de azotar a un recién nacido, de la indiferenciación entre el verdugo y su víctima. «El cementerio de automóviles» fue polémica en su día, contribuyó a cimentar ese aura de escándalo que Arrabal considera limitadora de su auténtica hondura. Hoy, se constata que «El cementerio de automóviles» es un texto tan asombroso como asombrado, y lleno de preguntas y de deseos de saber si aún queda algún lugar para la belleza, algún lugar donde las campanas tañan de alegría, no doblen por sus muertos. Arrabal dice que quiere ser santo. ¿A quién, que conozca su trayectoria, que se fije más en lo que ha escrito que en lo que se ha dicho sobre él, puede extrañarle?

Bravo por Arrabal, por Pérez de la Fuente, y por un soberbio reparto,
entregado a su trabajo de crear algo distinto, algo que no existe fuera de
su escenario y que sólo con ellos adquiere pleno sentido y entre ellos, por
destacar a uno, que todos lo merecen, háblese de Alberto Delgado,llamado a ocupar un lugar a gran altura de su personaje.

Y ese escenario, al concluir la representación fue ocupado por Arrabal para
decirnos que «las cosas ocurren cuando tienen que suceder. Hoy es 25 de
agosto, (por anteayer), es día de San José de Calasanz y centenario de
Nieztsche. Para esta obra ha habido direcciones y tramoyas tan
extraordinarias que yo no sabía cuál era mi obra. Gracias a esta
trascendente interpretación y trascendente dirección, ya sé cuál es mi obra. Gracias a esta dirección, este espectáculo es un mito y un hito».