THEATRE:


22-2-2000

 

El teatro de Arrabal regresa a Barcelona

BELÉN GINART, Barcelona

El barcelonés teatro Goya estrenó la obra de Fernando Arrabal Róbame un
billoncito, con dirección de César Oliva. El autor representado en todo el
mundo desde hoy regresa a la escena catalana gracias al montaje de su obra
El triciclo, que la compañía sevillana La Matrona representa en el Versus
Teatro de Barcelona hasta el 12 de marzo.

Procedente de París y con destino a Zaragoza, Arrabal hizo ayer escala en
Barcelona para asistir a la presentación del espectáculo a la prensa. El
autor recurrió a curiosas teorías para explicar el interés que el texto,
escrito en 1957 y estrenado en Francia al año siguiente, puede tener en la
actualidad. "Que la obra pueda funcionar hoy en día es un misterio. Supongo
que sucede porque se murieron los grandes dramaturgos y quedé yo" ... El
autor explicó también por qué El triciclo apenas se ha representado. "La
gente es caprichosa. Todo el mundo quiere montar El arquitecto, supongo que
porque piensan que en ella hablo de un gran arquitecto cuando en realidad
estoy hablando de mi infancia".

En sueños

Para Arrabal, el montaje de la obra que propone la compañía La Matrona es
una incógnita, aunque sólo en parte. "Todavía no les he visto trabajar pero
he visto la obra en sueños. Me había imaginado incluso a los actores, y
ahora he visto que se corresponden exactamente con lo que yo había soñado".

El dramaturgo cotejará pronto su visión del espectáculo con el trabajo real
de la compañía. Arrabal ha pedido a La Matrona que organice un pase especial
de la obra que, salvo cambios de última hora, se ofrecerá a las ocho de la
mañana de mañana jueves. Entonces comprobará si el trabajo de "los jóvenes
efebos saltando sobre las tumbas de Shakespeare", como llama a los actores,
es como lo había imaginado.

Para el director del montaje, Paco Montes, tener a Arrabal como espectador
de excepción no supone un motivo de nerviosismo. El espectáculo, que se
estrenó en Sevilla en enero de 1999, ha sido premiado en diversos certámenes
nacionales de teatro y está obteniendo muy buena respuesta por parte del
público.

"A mí lo que me preocupa es que el montaje guste a los espectadores de
Barcelona, aunque obviamente sería una satisfacción que a Arrabal también le
agrade", dijo el director.

En su lectura de El triciclo -una obra de vanguardia sobre cuatro personajes
marginales que cometen un asesinato por dinero- el director ha apostado por
una interpretación no realista, inscrita en un universo poético y simbólico.